Vivir para investigar y viceversa

Solía querer saber ¿que es investigar?, solía querer “hacer investigación”, como si fuera algo único, algo bien definido. Después de conocer a muchos que declaran hacer investigación científica, me he dado cuenta de la diversidad de significados que tiene. Hoy pienso que: hacer investigación en cualquier colaboración, institución y ámbito del mundo, debe aspirar a reflejar lo que todos hacemos localmente. Es en esa actividad investigativa diversa y local, donde se encuentra también la perspectiva global de hacer investigación científica con un buen nivel de impacto y trascendencia. Por ejemplo, las prácticas cotidianas para fomentar el quehacer científico a través de la investigación, que realizamos con estudiantes de nivel básico, medio y superior de Hermosillo (que provienen del Poblado Miguel Alemán, de Ures, de alguna ranchería, de la frontera con USA, etc.), son las prácticas que, de llevarse a sus últimas consecuencias, los entrenarán para ser parte de una colaboración internacional en algún proyecto de investigación. Son las mismas prácticas que habilitan a estudiantes de otras partes del mundo, ya que las habilidades para hacer investigación, las tenemos todos. A veces solo es cuestión de ejercitarlas en un ambiente que inspire y que permita crear y colaborar en libertad. Hacer investigación científica es una parte inherente de nuestra vida porque hasta de las situaciones mas precarias (sin apoyos, en tiempos de guerra, bajo persecución política, con restricciones de la libertad de investigar, presión social, segregación, etc.) han surgido grandes científicos que revolucionan la ciencia con sus trabajos de investigación.

Para platicar un poco mas acerca de esto de hacer investigación científica y de que tan cercano es a todos, les resumiré algunas de las etapas por las que paso cuando la vivo:

  • Etapa I: Las preguntas interesantes. Te tomas un cafecito con alguien y platicas y de repente encuentras que hay un interés común en entender un fenómeno, en contestar unas preguntas, en revisitar algo que se pensaba ya estaba claro, pero que a la luz de nuevos descubrimientos, se presta para que de ahí nazcan nuevos conocimientos o aplicaciones. Esto también sucede en el transcurso de charlas mas formales, seminarios, lecturas de trabajos de alguien mas o simplemente de una reflexión personal en el ámbito de tu experiencia en el área.
  • Etapa II: Las alegatas amistosas y el plan. Te convences y convences a muchos mas de que vale la pena contestar estas preguntas y te emocionas porque hay nuevas herramientas y gente que puede trabajar junto contigo para contestarlas. Empiezas a alegar que si alguien mas ya tiene la respuesta, que si tal experimento muestra lo contrario a lo que los demás dicen, que si habría que consultar a X o Y persona para contestar con mejores argumentos y así, se te van los días, en alegatas amistosas. De ahí, simplemente transicionamos a tomar todas las opiniones y hacer una especie de mapa de lo que ya se ha hecho para contestar las preguntas y de lo que nosotros hemos pensado que podríamos aportar con la experiencia que tenemos. Este mapa siempre es hermoso y optimista y es parte de lo que a lo largo de la colaboración tiene que mejorar en tanto mas nos sumerjamos en la investigación. Digamos que el mapa comienza siendo un croquis en un pedazo de papel y termina siendo (al final de los tiempos y viéndolo con ojitos de amor) un mapa al estilo intro de Game of Thrones.
  •  Etapa III: Los intercambios de correo infinitos y las tareas. Después de la efusividad y lluvia de ideas de la etapa previa, viene el intento de puesta en practica de ellas. Aquí hay que repartir tareas. Ya sabemos de antemano que muchas cosas que queremos hacer tomarán mucho tiempo (en el mejor de los casos, cuando ya tenemos herramientas) o simplemente no sabemos como hacerlo todavia (porque no tenemos herramientas o no existen). Entonces hay que repartir tareas para hacer pruebas y rápidamente lograr consenso de la mejor manera de abordar el problema. Esto tipicamente requiere una cantidad infinita de correos puesto que “a vuelo de pajaro” el problema se resuelve con A, B y C ideas y herramientas, pero entre mas te acerques a querer dar una respuesta concreta, mas ideas y herramientas necesitas. Lo anterior implica que siempre hay muchas tareas que repartir y muchas ideas que rebotar para avanzar todos juntos hacia la mejor respuesta posible.
  • Etapa IV: El trabajo cotidiano y la posibilidad de respuesta. Pasa el tiempo y al parecer no tenemos nada que mostrar, parece que no tenemos respuesta a nada, que nuestros programas o cálculos no funcionan y que nuestras gráficas no van de acuerdo a lo que esperábamos. Pero de repente alguno de los colaboradores pone una pieza de rompecabezas sobre la mesa y a partir de allí, los demás armamos el rompecabezas con las piezas que tenemos desde nuestra experiencia y trabajo diario. No me malinterpreten, este rompecabezas que estamos armando es uno que no esta prediseñado. No tenemos la fotografía de lo que armaremos y las piezas cada uno de nosotros las hacemos por nuestra cuenta. Al final con las piezas en la mano, queremos darle forma al rompecabezas y con lo que ahí armemos, dar una respuesta.
  • Etapa V: ¡Lo tenemos! o ¿lo tenemos?  Al tener algo en conjunto para intentar responder las preguntas originales, lo natural es preguntarse si es eso lo que responde la pregunta, o si hay que acotar la pregunta misma. Esta etapa tiene mucho que ver con la primera. Nos hicimos un conjunto de preguntas al inicio, pero con camino recorrido, esas preguntas mutan. Se perfeccionan, se acotan, se bifurcan. A veces nos damos cuenta de que lo que tenemos en esta etapa es una respuesta a una pregunta, pero no es necesariamente lo que nos preguntábamos al inicio. Suena raro, pero también es gratificante: la investigación científica se autoperpetúa.
  • Etapa VI: Escribir y desescribir todos juntos. Eventualmente todo lo que hemos hecho en el trabajo de investigación hay que escribirlo y desescribirlo. Habemos quienes hacemos notas a mano, llevamos una bitácora, editamos en la compu, grabamos en medios audiovisuales, etcétera. Finalmente todo esto hay que meterlo en formatos que tienen que cumplir ciertos lineamientos para que puedan ser revisados por otros investigadores en el mundo y, si todo sale bien, para que puedan ser publicados y comentados. Las colaboraciones en la investigación te permiten conocer estilos de escritura y de comunicación de resultados. Es divertido discutir acerca de los párrafos en un articulo, discutir sobre el énfasis que se le da a tal o cual idea, discutir sobre los créditos a trabajos anteriores. También es divertido idear maneras practicas de que todo mundo sienta que puede escribir en el mismo documento, comentar lo de los demás e incorporar las opiniones de todos sobre algún resultado. En mi mundo esto hay que hacerlo en ingles y cuando en el escrito participamos investigadores de paises diferentes y estilos diferentes, son inevitables las ediciones y re-ediciones de todas las versiones posibles del borrador. Aqui usamos los ya familiares nombres para el escrito, por ejemplo: draft-final.pdf -> draft-final-new.pdf -> draft-23-oct.pdf -> draft-final-corregido.pdf -> draft-final-ultimaversion.pdf -> …
  • Etapa VII: ¿Que dice la raza? y revisionismo. Después de lograr un conjunto de documentos que resumen a detalle el trabajo realizado, viene la etapa de buscar la opinión de otras personas. De preferencia que sean ajenas a tu circulo científico y que tengan experiencia complementaria a la tuya. La idea es pedirles que te regalen tiempo y dejen otras ocupaciones para que lean el escrito y te digan su opinión al respecto. Otra opción es llevar tu trabajo y explicarlo en foros, talleres, círculos de discusión, y que en esos breves momentos de intercambios y discusión después de la presentación, se logre tener una opinión objetiva del trabajo por parte de expertos en áreas afines. Si esto se hace de manera extensa y con tiempo, se puede lograr mejorar la respuesta que se esta escribiendo a lo largo de este trabajo de investigación.
  • Etapa VIII: Publicación y conversatorios. La dinámica de lograr publicar un trabajo de investigación en una revista de prestigio (que de esto hay que hablar también y mucho) da para varias trilogías. Pero esta etapa requiere de intercambios mediados por el editor entre los investigadores que realizaron el trabajo y los que lo están revisando. Estos evaluadores o “referis” como les decimos a veces (si, así como en el box) hacen la tarea de revisión y te envían un conjunto de preguntas, comentarios, correcciones que consideran pertinentes para la eventual publicación del resultado. Esta etapa puede ser tan dulce como la miel o tan amarga como la hiel y todas las opciones intermedias. Los evaluadores realizan su trabajo de revisión bajo un esquema de anonimato y los intercambios son exclusivamente por email. La técnica para contestar los comentarios o preguntas de los referis es algo inasequible si no se realiza el proceso mismo de intentar publicar frecuentemente. Es algo que se vive y que con la experiencia se logra dominar. Hay una linea muy fina entre contestar “bien o mal” la pregunta del referi y dar mas o menos detalles que abran la puerta a un dictamen positivo o negativo. En el fondo esta el hecho de que los evaluadores anónimos somos nosotros mismos, la evaluación es entre pares y es inevitable que se entrelacen las preconcepciones, jucios, morales y opiniones personales con los aspectos objetivos de la evaluación de la investigación científica.

Estas y otras etapas se traslapan, cambian de lugar, se repiten, se saltan, duran poco o mucho, involucran a todos o a ciertos, se hacen de manera presencial o virtual, en esfuerzos coordinados o encontrados, y un largo etcétera. Entonces pueden ver que con esta dinámica, llega un punto en el cual el hacer investigación científica es indistinto de vivir y viceversa.

Digamos que  el proceso de investigar (vivir investigando) te lleva por caminos insospechados: visitas nuevas ideas, visitas viejas ideas acompañadas de nuevas perspectivas, construyes nuevas ideas, haces nuevos amigos y ejercitas tu imaginación. También llenas muchos papeles y formatos, estas obligada a seguir reglas y cumplir fechas limites, compites por casi nada de recursos, haces muchas colas, alegas con mucha gente y te frustras con otra tanta, pero de eso ya se habla bastante y en el ámbito de la investigación científica no tenemos el copyright de eso tampoco.

Recientemente me involucre en hacer investigación relevante para experimentos de dispersión inelástica profunda (DIS, por sus siglas en ingles) y estoy viviendo las etapas que les he descrito, acompañada de colaboradores muy generosos e ingeniosos. Las preguntas que nos planteamos son para poder predecir que sucede en estos experimentos cuando se producen 3 haces colimados (jets) de hadrones (todas las partículas que estan formadas de quarks) y como este tipo de experimento nos ayuda a entender algunas propiedades fundamentales de núcleos. Estas son preguntas que no se contestan rápido, pero ya tenemos algunas respuestas que sometimos a su evaluación y publicación este verano.  Dado que nuestros primeros resultados se pueden reportar en un formato corto y resultados rápidos, decidimos someterlos a una revista que tradicionalmente se reconoce por su alto impacto y reputación para articulos de este estilo. Los referis que evaluaron nuestro trabajo, expresaron su interés tanto en nuestro primer resultado, como en la técnica que usamos para obtenerlo. Sin embargo, nuestro articulo fue rechazado para su publicación en dicha revista. La actitud de estos referis me llevo a descubrir un hermoso lugar donde pude ver reflejadas todas mis frustraciones acerca de esta y otras vivencias.

Después del refereo y eventual aceptación de nuestro articulo en otra revista, en un arrebato catártico, sometí esta joya de la respuesta de nuestros referis para mi deleite secreto y ahora la comparto para el suyo (Shit my reviewers say ¡cuidado Netflix!):

shmy1

Puedes ver a detalle la contribución, que al dia de hoy tiene 20 likes, que son 19 mas que citas al articulo mismo que ya esta publicado.

Hasta cierto punto, el acto de investigar (que ya quedamos que lo puede construir cada quien, luego se autoperpetúa y es global en lo local), es un oasis en el desierto (ni modo, es un lugar común, pero aquí son libres de llevar las palabras oasis y desierto a donde quieran).

Les escribo y me escribo, para recordarles y recordarme. Continuamos?

Malena

¿ Que es una colaboración científica en la física de partículas ?

Uno puede argumentar que las colaboraciones científicas han existido desde mucho antes de lo que llamamos ciencia moderna, desde los espectaculares cálculos (o experimentos) de  Eratóstenes para medir la circunferencia terrestre, pasando por Galileo, Robert Hook y Ole Romer en el siglo 17th por mencionar algunos casos. Estos indudables genios científicos se apoyaron de colaboradores y asistentes con altas habilidades tecnológicas y artesanales, lo cual les permitiría  llevar acabo sus experimentos y llegar a conclusiones que cambiarían la historia y la ciencia. En el caso de Eratóstenes, para calcular la circunferencia de la tierra era indispensable conocer con precisión largas distancias, en particular la distancia entre las ciudades de Alejandría y Siena, lo cual fue logrado (dependiendo a quien le creamos) con la ayuda de un ejército, caravanas con camellos o pagando a un hombre para caminar la distancia.

Como es de esperarse, cada comunidad científica tiene su propia solución o soluciones respecto a la forma de colaborar entre sus miembros con el objetivo de resolver sus problemas, responder sus preguntas y llegar a sus metas, en este texto en particular me voy a enfocar a las soluciones optadas en las colaboraciones experimentales de física de partículas y en especial de experimentos que usan aceleradores de partículas.

Desde principios del siglo 20, las colaboraciones experimentales  estudiando la física del átomo ya eran evidentes y la existencia de grupos experimentales como el de Ernest Rutherford en la Universidad de Manchester  eran reconocidos a nivel internacional. Muchos fueron los experimentos y descubrimientos realizados por los colaboradores y  estudiantes de Rutherford. Algunos de sus estudiantes y colaboradores formaron y encabezaron grupos experimentales en otras partes del Reino Unido, Europa y América del Norte. En aquel entonces la mayoría de los experimentos podrían ser realizados por un estudiante o estudiantes y posiblemente con la ayuda de algunos ingenieros y técnicos. Estos grupos, aunque pequeños (comparados con los de hoy), empezaban a valorar la importancia de contar con técnicos e ingenieros especializados en el desarrollo y mantenimiento equipo mecánico y eléctrico necesario para sus experimentos.

Hacia mediados del siglo 20, después de un intenso periodo de descubrimientos y desarrollos teóricos y experimentales que establecieron a la mecánica cuántica sobre bases firmes, la segunda guerra mundial irrumpe y desvía la atención de las mentes mas brillantes de la época  para formar una colaboración tecnológico-militar que tendría consecuencias históricas. En el proyecto Manhattan participaron nombres tan prominentes como Richard Feynman y Enrico Fermi y muchos otros físicos importantes que establecerían las bases de lo que hoy se conoce como el Modelo Estandard de partículas elementales.  Algunos de estos físicos impulsarían la creación de laboratorios de fisíca nuclear y aceleradores de partículas  durante las décadas de los años 50s y 60s,  en estos lugares se gestan las colaboraciones experimentales modernas. Tanto en Europa como en Norte América algunos de estos esfuerzos explícitamente rechazarían desde sus inicios cualquier desarrollo bélico, como es el caso del Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN) que recientemente cumplió 62 años y para el cual tuve la oportunidad y el privilegio de trabajar durante algunos años.

lhc-sim

Otros ejemplos de este tipo de laboratorios fue la creación de SLAC National Accelerator Laboratory en Menlo Park (California) slac_arialy el Fermi National laboratory (Fermilab) cerca de la ciudad de la ciudad de Chicago en los Estados Unidos. En la época de los años 70 y principios de los años 80, las colaboraciones experimentales inicialmente se conformaban por unas pocas decenas de personas si contamos ingenieros y técnicos involucrados en la construcción  y desarrollo de los detectores de partículas necesarios para los experimentos.fermilab El tiempo de planeación, desarrollo e instalación de los detectores así como la construcción de los aceleradores era de aproximadamente  un máximo de 10 años para los experimentos de mayor envergadura.

En la actualidad estas colaboraciones se conforman de varios cientos (y en algunos casos miles) de físicos, ingenieros y personal de soporte. ¿Por que tanta gente se han de preguntar? la respuesta esta en la escala de la tarea a realizar. El desarrollo y diseño de los  detectores puede tomar hasta mas de una década, después la instalación y  la toma de datos con estos detectores, el desarrollo de los análisis de datos y con ello  llevar acabo mediciones de propiedades físicas y la búsqueda de nuevos fenómenos y nuevas partículas. Al mismo tiempo se prepara la subsecuente publicación de resultados en revistas y conferencias especializadas. Cada una de estas tareas requiere del esfuerzo inmenso  de muchas personas y también de la explotación de recursos diversos distribuidos por todo el mundo, y todo esto requiere de un escrutinio muy alto debido a la complejidad de los experimentos. La forma de organización, estructura y cultura de trabajo  de cada colaboración es muy singular y depende mucho de los lineamientos puestos por los grupos fundadores de la colaboración. La comunicación y diligencia interna es muy especial ya que los responsables o lideres de grupos de trabajo no son en realidad jefes directos o indirectos de los miembros del grupo de trabajo, ya que estos generalmente pertenecen y reciben salarios de instituciones a las del líder o lideres del grupo de trabajo. Para dar una idea mas concreta de la escala, les comentó que la colaboración ATLAS, de la cual soy parte desde hace 6 años, se conforma de mas de 30oo científicos cuyas nacionalidades suman mas de 94.

atlas

La colaboración ATLAS fue constituida 1994 y en el año 2008 inicio la toma de datos como parte esencial del proyecto LHC. En el año 2012 junto con la colaboración CMS descubren el boson de Higgs que finalizo una intensa búsqueda de cerca de 50 anos. Un aspecto importante de estas colaboraciones es la dinámica interna y los intereses y habilidades que los distintos grupos e instituciones participantes aportan a los experimentos. Cabe mencionar que cuesta mucho dinero participar en estas colaboraciones y por lo general  científicos de piases de América Latina tienen dificultades para poder participar en ellas, sin embargo, desde hace un poco mas de dos décadas grupos mexicanos y brasileños, por mencionar un par de ejemplos, participan de manera exitosa en este tipo de colaboraciones. Próximamente abundare sobre los beneficios directos e indirectos que  para un país y su comunidad científica conlleva el participar en estas colaboraciones internacionales, es decir tratare de responder a las preguntas ¿Cual es el beneficio de participar en estos experimentos? y ¿Vale la pena esta participación?……  hasta pronto.

Problemas Célebres

Recuerdo un día alguien me dijo que resolver problemas es como hacer ejercicio, pero con el cerebro.

He aquí una lista preliminar de algunos problemas célebres que no me han dejado dormir en mis ratos de ocio. Ideal para fiestas, funerales, bautizos o para discutir en el café. No hay soluciones, sino que se invita al lector a dejar comentarios creativos en la sección de “Comentarios”.
¡Sugerencias son bienvenidas!

1. En cierto club de fotografía, 24 imágenes han sido subidas a una galería para ser votadas como la mejor de la semana. Sólo se permite una fotografía por concursante. No todos los miembros del club habrán de participar en este concurso. Al momento de votar, cada persona ingresará a la galería y escogerá las tres mejores fotografías asignando 3 puntos a su mejor opción, 2 puntos a la segunda mejor y 1 punto a la tercera.
El resultado final fue: el primer lugar recibió 24 puntos, el segundo recibió 22 puntos, el tercer lugar recibió 15 puntos empatado con el 4 lugar.
Pregunta: ¿cuántas personas realmente votaron?

foto

2. Te encuentras en el borde de un gran disco metálico, girando con velocidad angular constante paralelo al suelo. El disco esta dividido en triángulos de colores blanco/negro, alternados, como si fuera una pizza bicolor. Miras hacia abajo y notas que te encuentras en un triángulo negro. De repente, saltas.
Pregunta: ¿dónde irás a parar? ¿al mismo punto? ¿caerás en algún triángulo blanco? ¿saldrás disparado hacia afuera?

gira

3. En cierto edificio, existen unas grifos que te permiten llenar tu botella con agua potable. El problema es que el agua sale de color blanco al principio del llenado. Dicho color no es debido a la alta presión de la llave sino que contiene un químico que la hace potable.
Consternado por tal efecto y preocupado por la calidad del agua que tomas, tratas de medir el volumen V del líquido -que sea un litro- y el tiempo T que tarda dicho volumen de líquido de ir de completamente opaco a completamente transparente. Asumes que la densidad del agua es D.
Pregunta: Con esa información, ¿qué se puede inferir de la cantidad de solvente en el agua que se ingiere en ese edificio?

water

4. Jon Snow y Daenerys Targaryen se encuentran en el elevador de un décimo piso. En el exacto momento en el cual las puertas se cierran, un minúsculo mosquito (portador de la enfermedad de psoriagrís) entra con velocidad constante en dirección a Jon. Al mismo tiempo, el elevador comienza a descender.
Pregunta: ¿cuál será la trayectoria del minúsculo mosquito una vez que el elevador se encuentra en descenso? ¿será línea recta? ¿será curva? ¿curva hacia arriba? ¿abajo?

got

5. Trabajas para la NASA y tu primer trabajo consiste en medir la temperatura en el centro de una roca traía de Marte sin destruirla. ¿Cómo lo harías?

landscape

6. Explica brevemente: ¿por qué se inflan las tortillas?

J.A.S.Q.

Yo soy de ciencias

Este título, bastante obvio en un blog escrito por científicos, es algo más que una declaración de intenciones. Es una reacción al archiconocido “es que yo soy de letras”, que tantas veces hemos escuchado para justificar la ignorancia más absoluta sobre algún tema mínimamente relacionado con las ciencias. Al menos en España, periodistas consagrados e intelectuales de todo tipo no tienen ningún reparo en confesarlo: “yo no sé nada de ciencias porque soy de letras”. Y es que, reconozcámoslo, está socialmente aceptado ser un ignorante en ciencias.

Quizá me falla la memoria, pero no recuerdo haber escuchado a ningún científico o persona formada en ciencias alardeando de no saber conjugar un verbo o no saber quiénes eran los Reyes Católicos, por ejemplo, solo porque “es de ciencias”. Ojo, no quiero decir que su cultura literaria o histórica sea buena, sino que no se les ocurriría reconocer alegremente su desconocimiento sobre temas “de letras”. Esto también ocurre con la política, por cierto: muchas personas declaran que no entienden de política, como si no afectara a su vida cotidiana, o como si todo no fuera política al fin y al cabo. Y así nos va. Pero bueno, me lío, y eso es tema para otra discusión.

Volviendo al tema que nos ocupa, creo que la ignorancia científica de nuestra sociedad queda reflejada en la repercusión social que tiene la ciencia. O más bien al contrario, dado que la importancia social de la ciencia es nula, su desconocimiento no está “mal visto”. Lamentablemente, este desprecio hacia la ciencia puede tener, y de hecho tiene hoy en día, consecuencias devastadoras para nuestra sociedad. No voy a negar que mi preocupación sobre este tema tiene una parte interesada: una ciudadanía que no valora la ciencia no opone resistencia a recortes en investigación por parte del gobierno de turno. Y eso nos afecta a los científicos, que vemos como descienden los fondos públicos para nuestros proyectos de investigación y se reduce el número de becas, contratos y puestos de trabajo. Sin embargo, creo que dar la espalda a la ciencia tiene efectos mucho peores para la sociedad en general. Por un lado, tal y como vemos en algunos de nuestros vecinos europeos, la apuesta por la investigación y el desarrollo tiene un impacto directo sobre el modelo productivo de un país, cuya competitividad va cada vez más asociada a la gestión del conocimiento, la innovación y el desarrollo tecnológico. Por otra parte, el desconocimiento de la ciencia nos desprotege ante charlatanes que juegan con nuestro bolsillo y, peor aún, con nuestra salud. Un conocimiento básico sobre ciencias y, ante todo, el fomento de un espíritu crítico nos protegería de caer en las garras de pseudoterapias alternativas y profesionales de la estafa.

Por tanto, creo que a día de hoy tenemos una responsabilidad para acabar con el analfabetismo científico dominante. La administración pública debe reforzar las ciencias en la educación, dar mayor importancia a la investigación científica en sus políticas y, por supuesto, ser implacable con los charlatanes que violan la ley y ponen en peligro la vida de las personas. Los medios de comunicación también deberían jugar un papel importante, fomentando la producción de programas de divulgación científica y no dando cobertura a ciertas tendencias acientíficas, o al menos no hacerlo sin una confrontación o cuestionamiento por parte de expertos. Finalmente, los científicos tenemos también nuestra parte de responsabilidad, que pasa por contar a nuestros vecinos lo que hacemos. No es tan difícil, si ponemos interés en explicarnos, seguro que cualquier persona podrá entendernos. Y, sobretodo, no ser indiferentes ante la ignorancia, sea del tipo que sea, porque, como dijo Antonio Machado: “todo lo que se ignora, se desprecia”.

Ciencia y empleo

 

Es conocimiento popular (¿?) que el desarrollo científico y tecnológico de una sociedad es la base de su crecimiento económico y social. Como evidencia (una de muchas) clara de ello basta con mirar a los países desarrollados, ya sea los que tradicionalmente han estado desarrollados en los últimos siglos o aquellos que han despegado en los últimos 20 años. Evidentemente (debe ser evidente) que el desarrollo científico lleva implícito un sistema educativo robusto e integral.

En fin, si lo que acabo de escribir arriba tiene algo de verdad, una consecuencia inmediata debería ser que si un país en desarrollo invirtiese en ciencia y tecnología (otra vez, por ende en educación en todos los sentidos), lograría desarrollarse bien. ¿Por qué no lo hacen?

Para no hablar de cosas demasiado generales, concentrémonos en este momento en una problemática muy puntual e importante: el empleo. ¿Puede el desarrollo científico y la inversión en ese rubro resolver el problema del empleo? ¿Cómo podemos generar más y mejores empleos a través de la ciencia y la tecnología?

Personas que se tienen que hacer estas preguntas, muchas veces tomadores de decisiones, necesitan respuestas directas y tangibles. Dependiendo de la necesidad o problemática a la que se enfrenten, casi siempre con una dosis política muy complicada, tienen que tomar decisiones rápidas y visiblemente “amables”. Si se puede rimbombantes, ¡mejor!

Para no extendernos mucho, permítanme hacer el siguiente nano-análisis con la intención de mostrar dónde andamos y qué debemos hacer. Imaginen una línea recta (horizontal). En el extremo izquierdo se encuentran las “soluciones” apresuradas, de emergencia. Las que se toman porque “no queda de otra”. En el extremo derecho se encuentran las soluciones “ideales”, difíciles de implementar debido al tiempo que se requiere para que rindan frutos y las cantidades importantes de dinero que hay que invertir.

Soluciones que tienden al extremo izquierdo son las que abundan en países como el nuestro. Están basadas, casi siempre, en la idea (errónea) de que las empresas siguen a las empresas. Si ponemos empresas de cierto giro, otras vendrán. Suena lógico, sin embargo lo que termina sucediendo es que para poner las primeras, se tiene que recurrir a la maquila. Es decir, para que empresas se instalen al inicio, sin una infraestructura humana de alto nivel, estas deben ser empresas que solo armen, acomoden. Requieren mano de obra barata. Muchos empleos de poco nivel adquisitivo y técnico.

Soluciones que tienden al extremo derecho están basadas en la idea (correcta) de que las empresas  (verdaderamente innovadoras y transformadoras) buscan y se van a lugares en donde exista infraestructura humana de mucha calidad. Eso es lo que les atrae.

¿Entonces? ¿Qué hacemos? ¿Cuál es la mejor estrategia? Si buscamos el desarrollo económico y si estamos verdaderamente interesados en un desarrollo sostenible e integral de la sociedad, debemos desarrollar programas que caigan en varios puntos de la línea. Dada nuestra situación actual y la competencia internacional, sería imprudente dejar de tajo el lado izquierdo, sin embargo, hemos descuidado mucho el derecho. Tenemos que diseñar planes y programas que permitan diversificar y empezar a pensar en el mediano y largo plazo. Así como no podemos dejar de tajo el lado izquierdo (pero si irlo dejando poco a poco), es suicida no empezar a hacer algo con el lado derecho. En el caso concreto de Colima, dadas sus condiciones socioeconómicas y geográficas, con un proyecto pequeño, basado en lo que ya tiene de un alto nivel internacional, sostenido, bien dirigido, sin seguir modas (y protegido), se podría lograr que en un par de décadas el estado se convirtiera en un polo intelectual a nivel nacional. Los resultados “tangibles” de ese pequeño proyecto se podrían empezar a ver y sentir pronto, sobre todo si la estrategia es complementaria. ¡Atacar varios puntos de la línea!

 

 

¿Qué es una teoría?

Muchas veces uno se encuentra con escritos que pretenden ser serios donde se critica o incluso se ataca a la comunidad científica con el argumento que se basan en ideas que son “solamente” una teoría. Como si ello implicara que pudiera haber explicaciones alternativas de la Naturaleza, del tipo Creacionismo, Diseño Inteligente, Homeopatía, Medicina Tradicional,…..

En primer lugar me gustaría explicar brevemente las bases en las que la Ciencia se basa para llegar a una teoría. Es el método científico de Galileo. Cuando un científico quiere explicar algún fenómeno nuevo lleva a cabo los siguientes pasos:

1-Observación y toma de datos de dicho fenómeno.

2-Formulación de una hipótesis sobre por qué ocurre lo que se está observando.

3-Comparar experimentalmente la hipótesis tomando más medidas en distintas circunstancias.

4-Si la hipótesis es corroborada entonces se puede empezar a hablar de teoría, si no, volvamos al punto 2.

Una vez que el científico está satisfecho con este proceso procede a publicar sus resultados para que el resto de la comunidad científica haga una lectura crítica de la investigación e intente corroborar los resultados. En el caso que no se consigan reproducir alguno de los experimentos se considerará que dicha teoría no tiene base, si por otra parte sí son reproducidos pasará a ser aceptada por la comunidad que seguirá verificando hasta que punto dicha teoría es válida o cuáles son las limitaciones de la misma.

Este proceso es usado en todas las disciplinas científicas y es el que ha permitido a la sociedad evolucionar hasta tener smartphones, explorar el universo o curar multitud de enfermedades. Es un proceso complejo donde cada idea nueva es sometida a todo tipo de preguntas hasta aceptar que es verdad.

En frente de este proceso tenemos a pseudocientíficos que hablan de otras explicaciones o teorías, que sin estar basadas en ningún tipo de proceso lógico, pretenden ser tratadas al mismo nivel que las teorías científicas. Así tenemos aquellas personas que niegan la evolución por sus convicciones religiosas y se empeñan en presentar el Creacionismo, la creación de la Tierra por Dios según el Génesis, como una posibilidad real de explicar cómo Dios creo todo hace unos 6000 años. Cuando se les pregunta a estas personas sobre los fósiles o la edad del Universo, simplemente se encogen de hombros diciendo que nuestras teorías son solo eso, teorías. En algunos sitios pretenden que estas enseñanzas se presenten a nivel de igualdad que la Evolución de Darwin. Estas actitudes, aunque equivocadas, creo que son bastante inocuas, solamente consiguen adoctrinar a algunos niños que, por otra parte, seguramente ya estén adoctrinados por sus propios padres. Cualquier progenitor contrario a estos creacionistas tomará medidas rápidas para evitar que sus hijos sean expuestos a estas tonterías.

Muchos más peligrosos son los defensores de la Homeopatía o de la Medicina Alternativa que aduciendo complots internacionales o no creyéndose las pruebas rigurosas a las que son sometidos los estudios médicos, prefieren aplicar métodos “naturales” para curar enfermedades o evitan que sus hijos sean vacunados de ninguna enfermedad. Estas actitudes suponen un peligro no solamente para sus propios hijos sino para todo el que le rodee, la efectividad de cualquier vacuna está de sobra probada para tener que discutir con pseudonaturistas que te pretenden convencer de la relación entre las vacunas y el autismo.

Con todo esto lo que quiero decir es que cualquier ciencia se basa en el estudio crítico por parte de muchas personas, en distintos países y en distintas instituciones, y cuando decimos que algo es una teoría es una aseveración muy sería y sólida. Mi consejo es que hasta que no se diga lo contrario, créasela a pies juntillas.

Desesperados

 

funding

Hay una desesperación por el dinero. Todas las instituciones y todos los sectores necesitamos de recursos para funcionar. Las escuelas, las universidades, los hospitales, los gobiernos, las empresas, los hogares, todos.

En el caso de la ciencia, que en nuestro país (y en la mayoría) se hace en las universidades, necesitamos también, como todos, dinero.

Hay varias maneras de obtener recursos para la ciencia. Una de ellas es que los científicos sometan proyectos ante instancias gubernamentales para que sean evaluados, revisados y concursados. Los proyectos seleccionados reciben el financiamiento solicitado y la investigación se lleva a cabo. Desde luego que para que este esquema funcione, se requiere un mínimo de infraestructura pre-existente para que las investigaciones puedan incluso contemplarse (laboratorios, cubículos, electricidad, internet, bibliotecas, etcétera). Eso por lo general forma parte de la infraestructura base presente en las universidades. En caso de que no, entonces la gestión de los proyectos tiene que ir más allá (y por ende se complica) y, por ejemplo, primero gestionar recursos para la construcción de un laboratorio o un edificio: espacios adecuados que servirán de marco para muchos proyectos futuros.

Y luego se puede complicar aún más. Supongamos que nos gustaría que en Colima existiera un centro de investigación sobre astrofísica de nivel internacional. Un centro en el que laboren científicas del mayor nivel y con un potencial increíble para llevar a cabo los descubrimientos más sobresalientes del momento. ¿Es algo que se puede llevar a cabo? Sí, sí se puede. ¿En Colima? Sí, en Colima. ¿Lo podemos hacer en un año? No. ¿2? No. ¿Un sexenio? ¿un periodo rectoral? No, pero se puede. Puse el ejemplo de astrofísica pero puede ser casi cualquier área (aunque dependiendo cuál, hay una gran variación en los recursos económicos que se necesitarían.).

En el afán por gestionar recursos se ha puesto de moda (¿necesidad?) que las instituciones estén al pendiente de cualquier posible fuente de financiamiento para tratar de obtener recursos. Si de repente, por ejemplo, una agencia financiadora a nivel nacional dice: “el país necesita más zapatos de piel y por lo tanto hemos decidido abrir un fondo especial para apoyar a través de proyectos a las personas y/o instituciones que hagan zapatos,” uno esperaría que las zapaterías y las personas que “sepan” hacer zapatos preparen proyectos y los propongan con la esperanza de obtener los fondos y poder contribuir. Me parece lógico pensar que alguien que no sepa nada sobre zapatos no meta una solicitud, o en todo caso, si cree que el financiamiento para zapatos durará muchos años, entonces hará un proyecto personal (o institucional) para “primero” aprender a realizar zapatos, y así poder competir. Pues no, no es así. La desesperación y la necesidad hace que muchas veces los que saben hacer corbatas metan proyectos para hacer zapatos. Lo hacen porque a veces pega y les “funciona.” El problema desde luego es que al final entregan zapatos de muy mala calidad (en el mejor de los casos), pero muchas veces tampoco es un problema ya que no pasa nada o casi nada. Bueno en realidad sí: se pierde dinero, tiempo y muchas oportunidades. No lo cran pero muchas instituciones tienen equipos encargados solo de eso, de ¡meter proyectos no importa de qué!

El argumento más común es: “es eso o es nada, no nos queda de otra.” Están equivocados. La gestión no debe basarse en conseguir recursos “a como dé lugar,” la gestión responsable y verdaderamente útil es la que convence y adapta a los entes financiadores para que los programas y los recursos sean diseñados y utilizados de manera inteligente y oportuna.

En el caso concreto de la ciencia, la gestión que sirve es aquella que indica, dirige y ayuda a construir los lineamientos que las dependencias gubernamentales encargadas de apoyarla utilizará. No es fácil, no es trivial. La desesperación es genuina. La necesidad más. Y aun así, no podemos permitir que esa necesidad, esa desesperación nos haga llevar a cabo acciones que al final en realidad solo perjudiquen el desarrollo y la confianza de la sociedad. Y más cuando se trata de ciencia: ahí sí nos evidenciamos fácilmente. Ahí sí se notará que hicimos un mal trabajo de planeación, de diseño. Ahí sí será fácil constatar que no hubo ningún impacto, que todo fue, digamos, “una calentura.”

Una recomendación – no, más bien una súplica: si el gobierno federal (por ejemplo) anuncia que es muy importante para México el desarrollo de ciertas áreas científicas y tecnológicas y/o ciertas problemáticas (que casi siempre van a ser temas de moda en el momento) y que por lo tanto invita a que se propongan ideas y proyectos al respecto, y resulta que en tu lugar de trabajo, en tu Estado, en tu institución nadie es experto en esos temas, en esas áreas, si resulta que nunca a nadie se le había ocurrido desarrollarlas, que no era parte de tu plan de desarrollo y además tienes grupos muy destacados en otras áreas, por favor, de verdad, no tienes que inventar proyectos en el aire para quedar bien con nadie (hay otras maneras de hacer eso). En serio, en lugar de ayudar haces mucho daño.

Se agradecen comentarios.

funding-start-up

 

BI-RADS 2 y el amor al QGP en los tiempos de la mamografía

El Breast Imaging Reporting and Data System ó BI-RADS, es un sistema universal de reporte que usan médicos y técnicos para comunicar los resultados de la interpretación de mamografías. La clasificación BI-RADS va de 0 a 6, dependiendo del tipo de observaciones e interpretación que se haga de la imágen por médicos Radiólogos.

La mamografía es una imágen de la glándula mamaria, que se logra radiándola con rayos X que (aprovechando la aviada) se obtienen usando unos tubos de vacío que tienen ánodo y cátodo. Para tener un chorro de rayos X necesitas que los electrones de un lado del tubo, viajen y le peguen a los átomos del otro lado del tubo para que para que estos últimos emitan los dichosos (si, dichosos! literal!) rayos X. Los rayos X no son otra cosa que ondas electromagnéticas que, como ondas que son, tienen cierta frecuencia de oscilación. La luz con la que nos iluminamos para leer (“la luz visible”), es también una onda electromagnética, excepto que estas ondas (ah! la ricura del lenguaje! estas ondas son unas ondas super buena onda) oscilan con frecuencia menor que la de los rayos X. Es precisamente esta cualidad de los rayos X, el hecho de que su frecuencia de onda sea mayor que la luz con la que vemos con los ojos, lo que le permite pasar a través de la piel y lo que a su vez nos permite imprimir imágenes de huesos y tejidos. La desventaja es que, por tener frecuencia mayor, la energía que portan es mayor y exponernos a rayos X de manera constante, sería dañino para nuestro organismo.

Otra cosa muy suave de los rayos X, aparte de dejarnos formar imágenes del interior de nuestro organismo, es que nos permiten formar imágenes de objetos que estan muy lejos de nosotros. Las imágenes de estrellas y galaxias que se obtienen recogiendo la luz visible, complementan la información que se obtiene recogiendo imágenes realizadas con rayos X que también emiten estos objetos astronómicos. Lo bueno de vivir en esta Tierra es que tiene una atmósfera especial, que nos protege de rayos X que provienen de múltiples fuentes del espacio exterior. Y esta es la misma razon por la cual necesitamos satélites y globos para hacer buenas observaciones de estrellas y glaxias usando rayos X.

La idea de tomar ondas electromagnéticas muy energéticas y hacerlas incidir sobre algo a quien le queremos conocer sus entrañas es, y me quedo corta en la expresión, una idea grandiosa. No solo nos permite tener imágenes de nuestro cuerpo y de estrellas y galaxias, sino que actualmente permite obtener “radiografías” de muchas cosas interesantes que nos permiten saber mas acerca de la estructura fundamental de la materia: en laboratorios de física de partículas, los fotones energéticos se usan para hacer “radiografías” del interior de los núcleos de átomos y mas alla: ¡del interior de protones! ¡Que maravilla!

De hecho, recoger fotones que se emiten de cualquier objeto, nos da información estratégica de la situación en la que se encuentra: nos dice su temperatura, nos dice acerca de la etapa de evolución en la que se encuentra, nos dice de su composición química, nos dice de como fluye o nos indica sus fases. En un trabajo de investigación colaborativo en el que participo, buscamos fotones para estudiar las propiedades del plasma de quarks y gluones (QGP) que se forma cuando se colisionan iones pesados relativistas. ¿Que es eso? En algunos laboratorios del mundo, se hacen experimentos en donde se hacen chocar (por ejemplo) núcleos de átomos de plomo que se mueven a velocidades casi como la de la luz y por un brevisimo instante después del choque, los componentes de los núcleos se funden para producir un fluido de muy baja viscosidad que tiene una temperatura alta y donde hay carga libre.

figures_dirgammaspectrum_linx_withnlo_withoutfit

Fig.(1) Espectro de producción de fotones directos en colisiones plomo-plomo a energías de colisión de 2.76 TeV y en clases de centralidad 0-20% (escalada por un factor de 100), 20-40% (escalada por un factor de 10) y 40-80%. Gráfica de la colaboración ALICE del CERN publicada en Phys.Lett. B754 (2016) 235-248. Tomada de e-Print: arXiv:1509.07324 [nucl-ex].

Hay muchas cosas interesantes que platicar de este plasma y seguro secuestrare mas posts para dedicarme a ello. Por el momento, vean esta linda gráfica de la Fig.(1). Esta gráfica resume los resultados de recoger fotones en el CERN en un experimento llamado ALICE en el que se hacen colisionar núcleos de plomo. La gráfica muestra la cantidad de fotones (eje vertical) que se producen con cierto momento (eje horizontal). Los puntos y cruces de colores corresponden a los datos que se obtuvieron al hacer el experimento y las curvas que pasan cerca de los datos se obtuvieron a partir de cálculos usando modelos físicos de las interacciones entre los constituyentes del plasma, los quarks y gluones. Noten que las curvas en general pasan por debajo de los datos y para momentos menores a 4 GeV/c (en el eje horizontal), hay un claro exceso de producción de fotones ya que los datos quedan muy por encima de las curvas (en el eje vertical). ¡Detectamos mas fotones de los que esperamos cuando hacemos nuestros cálculos! ¡Esto es una oportunidad para aprender algo nuevo! Hay que revisar lo que estamos poniendo en nuestros cálculos, quizá el modelo físico que tenemos de como se producen estos fotones en el QGP no es del todo bueno, habrá que repetir el experimento y notar si alguien mas obtiene resultados similares, habrá que usar otros núcleos mas grandes y mas chicos, etcétera (lo escribo en futuro pero es algo que ya se hace). Los fotones emitidos por el QGP nos estan gritando algo y nosotros podemos usar nuestras herramientas e imaginación para mejorar los modelos físicos que tenemos y en el camino conocer mejor a este plasma.

Justo esta semana, el amor que le tengo al QGP y a los rayos X, fue sometido a una prueba durísima, una prueba que requiere de una total capacidad de abstracción y concentración para que ese amor se sostenga por encima de todo: me sometí a mi primera mamografía.

mamografia

Fig.(2). Mamógrafo modelo GE Performa con tubos de rayos X obtenidos de átomos de Tugnsteno, Renio o Molibdeno.

No fué del todo fácil lograr tal nivel de abstracción y concentración mientras mis glándulas mamarias pasaron de existir en 3 dimensiones a existir en 2 en el aparato que se muestra. Así como lo leen, asi duele. Uno tiene que poner sus sendas glándulas en una pequeña mesa y la parte superior se controla con un pistón para oprimirlas y lograr la mejor exposición a los rayos X para tomar la imagen. Mi amor por los rayos X se puso a prueba, y si no fuera porque la Radióloga me platicaba sobre lo que trata el módulo de Física de Radiaciones que tiene que aprobar para certificarse, hubiera gritado y llorado amargamente al ver y sentir aquella compactificación mecánica de la tercera dimensión de mis hermosas y útiles glándulas mamarias.

No me puedo quejar más allá de lo anterior. El día de hoy, gracias a innumerables avances científicos, avances en el procesamiento de imágenes, avances en el reconocimiento de patrones en ellas, avances en la estandarización de los rayos X y sintonización de dosis (dosis justa para lograr buenas imágenes y no dañar tejidos), recibí mis resultados.

Soy una orgullosa portadora del veredicto de BI-RADS 2: mi mamografía muestra un hallazgo benigno no canceroso, pero que tiene que describirse y darle seguimiento. Una de las hermosas imágenes tomadas en esta sesión se muestra en la Fig.(3). Los rayos X pasaron a través de mi piel y se dispersaron en las multiples estructuras de mis tejidos. El software de procesamiento de imágenes, recoge los rayos X dispersados y los traduce en esta bella imagen. Claramente se puede distinguir por el sombreado, los diferentes tipos de tejido, las fronteras, y los conductos. ¡Es fenomenal!

mamografiaenventana

Fig.(3) Vista de mi cubículo al resto de la UniSon, con todo y mamografía

Que impresionante que tengamos esta tecnología a la mano y que con ella podamos prevenir el cáncer de mama. Ahí mismo al hacerme la mamografía, se me ocurrieron al menos dos ideas de como se pudiera mejorar el estudio para que no cause tanta molestia (la compactificación de la tercera dimensión de mis senos sobre la mesilla esa, esta del maaaaal del dolor!) y otro par de ideas referentes a la colaboración que pudiéramos tener con los Radiólogos locales y sus procesos de actualización en Física. Que emocionante sería abordar esas ideas junto con estudiantes, tener financiamiento para perseguirlas a fondo, aunque en el camino hubiera resultados inútiles o negativos, lo normal pues. Los estudiantes que tenemos hoy en día seguro pueden desarrollar tales ideas y proyectos, pero es difícil (N. de la R. lo difícil no es imposible, es solo eso, difícil) generar las condiciones para que eso suceda en Mexico, sobre todo por la situación actual y el enorme recorte a la educación y al desarrollo de ciencia y tecnología (chequen por ejemplo el post reciente de Fefo).

Para avanzar en la lucha contra el cáncer de mama, hay que prevenir y tomarse mamografías para darle seguimiento a los cambios en nuestros tejidos. Es increíblemente poderoso tener datos e imágenes de manera periódica para lograr atrapar a tiempo el crecimiento anómalo de células malignas y estar enteradas de las estrategias a seguir para la evaluación de nuestro estado e implementar tratamientos adecuados (N. de la R. Que no seudocientíficos eh? mucha tela de donde cortar para un próximo post!).

Análogamente, para tener éxito en la lucha contra el rezago educativo y científico en este país, debemos prevenir y tomar una “radiografía” profunda del estado en el que estamos, sin perder de vista el estado en el que estuvimos y el estado que queremos para el futuro. Es increíblemente poderoso tener datos de manera periódica para lograr atrapar a tiempo el crecimiento anómalo de, por ejemplo, presupuestos malignos para seudoiniciativas de apoyo a la seudoinovación en todos los sectores, a costa de/por encima de/sacrificando el presupuesto destinado a la educación básica y al quehacer científico. Es importante también para atrapar a tiempo el crecimiento anómalo de iniciativas que no permiten un refereo/evaluación entre pares internos/externos e independientes. Tenemos que estar enteradas de las estrategias a seguir para la evaluación de nuestro estado, de nuestros proyectos/colaboraciones, no dejarnos llevar por la charlatanería y estar preparadas para implementar medidas que nos permitan seguir adelante en nuestro quehacer con auto critica vigente y puntual. [Nota de ti para ti Malena: organizar marcha a favor de la radiografía científica del país con consigna “¡Cientificada! al mismo tiempo que resistes y protestas: ¡participa, se congruente y haz propuestas!”].

Les escribo y me escribo, para recordarles y recordarme. Continuamos?

Malena

 

 

 

¿Qué nos pasa?

Permítanme empezar sin rodeos, sin tapujos: la ciencia básica es lo más importante de la ciencia. ¿Qué es la ciencia básica? Es la actividad científica que explora lo desconocido, en cualquier área. Su propósito es aprender más sobre la naturaleza, en todas sus manifestaciones.

La ciencia, decimos con mucha insistencia, es lo que permite que vivamos mejor. Los países que la apoyan y nutren son aquellos que luego prosperan económicamente. Y es verdad. También es verdad que la básica, al ser tan “abierta”, tan aparentemente desinteresada de los problemas “cotidianos” de los humanos, siempre tiene que ser defendida y justificada, incluso en los países donde la ciencia es algo común. Para quienes no participan de la ciencia como una profesión (a veces incluso para algunos que sí), la ciencia básica es en ocasiones considerada como inútil o, con palabras más suaves (hipócritas), como el estudio de caprichos personales. Los científicos, por lo tanto, deben defender su situación y recordarle a las personas que no, que no es así, que la ciencia básica es la que ha permitido que estén vivos, saludables, sin hambre y fuera de la barbarie. Luego, en los países donde el apoyo ha sido constante, lo recuerdan y otorgan el financiamiento requerido.

En países como México la situación es más compleja. Para empezar, el recurso total destinado a ciencia es bajo, insuficiente. De eso, el porcentaje para básica es bajo/medio, aunque en realidad irrelevante ya que si le destinaran el 100% ¡no sería suficiente! (claro, para ser competitivos). Pero ese no es el mayor de nuestro problemas. Desgraciadamente nos entró la “calentura” de que hay que investigar cosas que “sirvan y que generen patentes”.

A ver, con calma. Sí, es absolutamente importante llegar a tener un sistema científico y tecnológico que derive en una infraestructura nacional generadora de tecnología, en todos los sectores, que nos identifique como una nación moderna, organizada y próspera. Aclarado el punto, el problema es que no lo podemos hacer por decreto y sin una ciencia básica de “primer nivel”. En esto, desgraciadamente (¿?), no hay atajos.

Me preocupa mucho que el CONACYT, la instancia pública encargada de la ciencia y la tecnología en México, haya caído en esta peligrosa confusión. Sé que hay personas de ciencia de buen nivel en puestos claves del CONACYT y me preocupa que aún con ello, se caiga en un juego de complacer y seguir lineamientos que tienen un carácter más bien “político” que de sustento (pongo “político” entre comillas porque el término esta devaluado, ¡ojalá fuera político!).

Me explico: desde hace varios años el CONACYT ha estado sacando convocatorias que suenan bonito, pero que se alejan y diluyen el apoyo real a la investigación. Becas para posgrados en áreas que no tienen que ver con CyT (necesarias, pero que no deben de salir del presupuesto – de por sí pobre – dedicado a CyT), convocatorias enfocadas a las empresas con la supuesta intención de “ayudar” (incentivar, motivar, promover, etc.) a que la iniciativa privada decida invertir en investigación, pero que en su mayoría solo terminan desperdiciando el recurso (en el mejor de los casos), convocatorias con títulos y temas que formen parte del discurso en boga, etc. Luego, por otra parte, las convocatorias que estarían dedicadas a la ciencia básica son cada vez más descuidadas. De hecho, su situación es tan claramente empantanada que evidencia una intención por desaparecerlas; “reestructurarlas” dirían quizá las mentes detrás, pero no nos engañan.

No pretendo morder de la mano que me da de comer. No. Yo soy usuario y beneficiario del CONACYT. Participo en convocatorias y recibo recursos. Claro que no me hace un favor, para eso es y nos sometemos, todos mis colegas, a evaluaciones y revisiones. No todo es malo; sin el CONACYT no habría lo poco que hay. Sin embargo, creo que debemos mantener una posición crítica y propositiva ya que veo, con preocupación, que el rumbo está siendo acotado por intereses alejados y confusos, que no toman en cuenta el ámbito científico bien conocido y sin atajos. Creo que muchos de nosotros, científicos, no estamos haciendo suficiente para “defender” la situación y que además nos perdemos, afortunadamente para quienes lo diseñan, peleando por migajas.

a8be35f9ef4b67c069b7bc6ee55138fa

En mi opinión, la estrategia de apoyo e inversión para el desarrollo científico (de cualquier lugar y especialmente de países en desarrollo) debe contemplar, desde su inicio y de manera permanente, dos ingredientes que considero fundamentales (por favor, obviemos que sé que no son los únicos, sino que para mí son dos indispensables):

1.- Tener siempre “resguardada” la ciencia básica. Eventualmente, cuando se llegue al éxito de tener un aparato científico notable y equilibrado, con un financiamiento robusto, el porcentaje a ciencia básica será de lo más pequeños gracias a que crece el total, no a que se distribuye el pobre financiamiento entre muchas áreas. No nos confundamos y recordemos que “básico” no significa otra cosa más que “indispensable”.

2.- Apoyar únicamente la calidad. Esto es muy importante y requiere de una auto-crítica muy detallada y honesta. Por ejemplo, si en algún país o región no existiera la masa crítica de recursos humanos que pudiera generar ciencia de muy alta calidad de manera sistemática, entonces la estrategia deberá enfocarse a primero crear nuevos cuadros, donde se tenga que hacer, para que en un futuro cercano existan los recursos humanos para hacerlo. En el caso particular de México no se tendría que empezar de cero, afortunadamente, ya que existen personas en muchas áreas con un nivel excelente. Lo que no tenemos es, ni de chiste, una masa crítica con calidad internacional. Tampoco contamos con posgrados que logren, de manera sistemática, llevar a nuestros estudiantes al nivel competitivo internacional. Aquí la estrategia creo que ha fallado. Hemos puesto demasiada atención a crear posgrados (muchas veces por las razones equivocadas) que no han logrado despegar y generar el nivel adecuado, insisto, de manera sistemática. Podría pensarse que “algo es algo”, pero ya que no estamos en el siglo XVIII, y obviando los sentimientos patrióticos y nacionalistas que muchas veces dominan el psique del conquistado, en la ciencia y la actividad científica moderna, actual, el “peor es nada” no funciona. Es mejor ir a donde se hace, aprender y hacer. ¿Regresar? Sí, no, no importa. Eso es, en realidad, irrelevante (con matices, quizá, pero irrelevante).

Es una situación y problemática compleja. Difícilmente cambiará por decreto y, seguramente,  cualquier cambio sustantivo requerirá que más científicos se involucren en tratar de proponer y gestionar cambios. Uno de los primeros pasos sería que, entre los mismos científicos, se buscaran consensos y se crearan planes nacionales/regionales de desarrollo , al margen de los “oficiales”. Demostrar una cohesión y nivel de organización independiente, académico y con sustento social, que permita hacer un frente organizado, diverso, sustentado, apartidista y fuerte, que sea difícil de ignorar por su calidad, contundencia y pertinencia (estoy pensando en un esquema de organización sustentado en la calidad y experiencia de los científicos, no en un esquema politicoide/sindical, para que no vaya a haber confusión). Que como comunidad científica seamos también capaces de pensar y actuar en base a los beneficios generales y no solo en los intereses personales/locales de nuestras investigaciones. En otras palabras, que pongamos el ejemplo.

¡Agradecemos sus comentarios!

 

El exilio del investigador

Desde que empecé el B.U.P. (Bachillerato Unificado Polivalente), ese era el nombre rimbombante de la enseñanza secundaria en España hasta 1990, mi interés era hacer física para poder explicar la naturaleza y entender por qué ocurren las cosas. Así fue, no si antes tener que convencer a mi padre que la ingeniería no era lo mío, aunque se ganar mucho dinero, como en otoño de 1992 empecé estudios de Ciencias Físicas en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Terminé la licenciatura de cinco años en 1997, luego cursé el tercer ciclo y me doctoré en Física Teórica en 2001, también en la UAM. Desde entonces he vivido fuera de España, en el exilio……

Mi idea original era hacer unos año de postdoc para luego regresar a España, en parte fue así como convencí a mi entonces novia ahora mujer para que nos fuéramos juntos a EE.UU. Pasé tres años, desde 2001 a 2004 trabajando en Johns Hopkins University, posteriormente nos fuimos a vivir a Ginebra para trabajar en el CERN. Como anécdota diré que el 31 de agosto de 2004, cuando salimos de Baltimore, mi mujer se despidió en el avión diciendo “Ahí os quedáis yanquis, hasta nunca…”. Como todos los investigadores cuando llegan a la mitad del segundo postdoc empecé a buscar un trabajo permanente y para mi desgracia empecé a comprender que el regreso a España era una opción muy difícil, desgraciadamente en mi país hay muy poco respeto hacia la ciencia y eso unido a la crisis que empezó a afectar a casi todo el mundo a partir de 2007 hizo que acabara dándome cuenta que para ejercer mi pasión iba a ser muy difícil hacerlo en España. No quiero decir que sea imposible, tengo maravillosos colegas que viven y trabajan en España, pero es siempre de una manera muy voluntarista, capeando el temporal, luchando con la falta de financiación y la falta de reconocimiento. En realidad creo que todo se resume a que en España no se entiende cuál es la función de un investigador dentro de la sociedad, así que se invierte mucho dinero en formar jóvenes para que luego tengamos que ejercer fuera de nuestras fronteras.

Desde 2007 vivo en Indiana y trabajo en la University of Notre Dame, no hay un solo día que no me levante pensando como sería mi vida en mi país, pero sinceramente creo que nunca lo sabré, al menos mientras siga trabajando.

Soy un investigador en el exilio.