Anticipación en el cerebro y en la panza

A pesar de que he dado esta clase cientos de veces, la vuelvo a preparar. Es una expresión relativamente común entre quienes damos clases de algo (hacemos presentaciones de algo? tiramos choro con script o sin el?). “Dame chancita, porque no he terminado de preparar mi clase”. Pero qué es eso? qué significa?  Y, porqué fregados se me ocurre iniciar el Particuleando con esta entrada?  Estoy en la cuerda floja, pudiera ser debut y despedida para mi en este espacio…ja! Luego vemos los detallitos. Por ahora, procedo.

En mi familia hay muchos maestros. La gente piensa que hay mucha inteligencia y sabiduría en nuestros genes. Lo que no saben es que, los profes somos querendones y, como pasamos bastante tiempo con otros profes querendones, ¡ecolecuá! diría Darwin. Entonces, les decía que en mi familia hay mucho maestro y hasta los que dijeron que eso no es para ellos, tienen el temperamento (N. de la R. temita pa’luego?).

La dinámica en mi familia siempre fluía en torno a los semestres académicos. Durante el verano, había que salir al desierto a buscar los útiles escolares y uniformes “antes de que se acaben”. Y un par de semanas antes de que comenzara el ciclo escolar, mi apá y mi amá, sacaban las cajas tipo archivero (hechos de un material misterioso y translucido que me imaginaba era como el forro de una nave espacial por dentro) y se ponían a revisar el material para sus cursos del siguiente ciclo escolar. Siendo profesores en areas de biología y química, llenaban la mesa de notas con dibujos, diagramas y muchas cosas que en su momento me parecían escritas en un lenguaje misterioso. Luego comenzaban los tradicionales diálogos pre-ciclo escolar (análogos a los que ocurren en otras familias, pero por regalos navideños). “Mira mora! mis notas de ecología! tanto que las busqué! Mora, tu tienes lo del círculo de Krebs?  Préstame el Morrison!” (Mora, es como se dicen mis papás, es amor al revés y 70ero, ejemplo: ¿mosva la neci Mora?  Lo usaban frecuentemente delante de nosotros para que no descubriéramos sus planes). Entonces, viéndolos en la mesa con todo el papelero y haciendo sus notas para las clases, me gustaba. Siempre me llamó mucho la atención que ellos tenían años enseñando sobre el mismo tipo de temas, en torno a las mismas áreas de las ciencias naturales, pero siempre se ponían a preparar las notas del nuevo ciclo escolar, como si fuera la primera vez. Fueron maestros de prepas públicas durante años, dando en promedio ¡7 horas pizarrón diarias! Muchas veces he estado con mi mamá en el mercado o en algun sitio público y vamos gritandohablando (asi es el hablado normal de aquí: gritado) y no falta que se acerque gente y le diga “Maestra! No se acuerda de mi? Soy el Fifirafas (o poga aqui un apodo que le guste)! Se acuerda Maestra como me regañaba porque no calculaba bien aquello de que si yo soy A+ y mi esposa es O+, como serán los hijos!” y mi mamá “Ay mijito! No se quien eres! Pero que gusto me dá verte!” “Maestra estudié medicina por Usté! y ahora trabajo en X”.

Veo a mi mamá que se le llena la cara de felicidad que la recuerden y que le digan que por ella hicieron tal o cual cosa. La clásica de las películas: estudiantes que ya nadie daba un cinco por ellos y que de repente con una clase/maestro/idea se sintieron inspirados o guiados. Bueno, pues sé que existe porque lo vivo con mis papás y sus estudiantes. Y, en el fondo de mi cerebro y panza, siento una atracción a eso. Por aquello de que un pedacito de tí se va con esas personas en sus vidas y quizá hasta los ayuda en algo. Debo reconocer que es adictivo y no funciona muy bien en algunos casos, pero ya estoy ahorrando para ir con el psicoanalista. Mientras tanto, el blogueo intenso dicen que ayuda.

Estos días he pensado mucho en mis papás en esas épocas. Antes de que supiera cualquier cosa de ciencia, eso que los ví vivir/ser ya me formaba, ya me enseñaba y me ilusionaba.

gigio-notas

El Gigio, observándome mientras hago mis notas y cuestionando eso y mi vida en general.

Esta noche, sobre esa misma mesa en la que mis padres preparaban sus cursos, El Gigio me juzga con su mirada (Literal. Porque la mesa se la robé a mis papás), preparando notas para mi clase de “Iniciación a la Física de Partículas” (titulo sexy eh?). El tema y contenido de la clase lo tengo en chorrocientasmilyun versiones. Electrónica, en papel y hasta en transparencias de aquellas de plástico que se borran con el tradicional salivazo (Entre paréntesis: tuve una maestro alguna vez en un posgrado que nos daba su curso con estas transparencias de plástico, comiendo su lonche y aplicando simultáneamente la técnica antes mencionada. Luego dicen que chiflar y comer pinole no se que).

Lo que me dá muchísima curiosidad es saber si algún día puedo lograr unas notas con la respectiva clase, como en una sinfonía. Porque lo que siento cuando preparo mis clases es algo asi: Voy escribiendo y voy dando mi clase. Voy escribiendo y voy pensando en ejemplos, en dibujos, en el ritmo que debo alcanzar. Escribo mas y planeo el énfasis que haré en tal o cual idea, en el suspenso que generaré, en la emoción sentiremos con tal o cual discusión. De lo que ocurre con esa sinfonía ya en la clase, alcanza para muchas entradas más. Pero al menos se dan una idea de la anticipación en el cerebro y en la panza, doble! Porque está este rollo sinfónico de la preparada de clase y está la cumbre de la sinfonía cuando alguien, después de mucho tiempo la recuerda como algo apasionante y útil. Todo esto es en teoría todavía, pero sostiene mi curiosidad y este desierto.

Debo confesar que lo anterior sólo lo siento y lo practico, cuando se cumplen dos cosas: cuando me gusta el tema y cuando me gusta la gente con quien platicaré sobre el tema. De hecho, estas condiciones son transversales en mi vida. Me encanta cocinar/hacer física/tomar café, pero sólo si me gusta la receta/la pregunta/el café y si me gusta la gente con la que disfrutaré la comida/la discusión/la comenta.

Les escribo y me escribo, para recordarles y recordarme. Continuamos?

Malena

 

About the Author

Posted by

Disfruto y genero apeirofilia cuando soy compañera de vida en la universidad, en la casa, en la calle...

Categories:

Sin categoría

3 Comments

Tengo siete años dando la misma clase, los mismos temas y en la misma escuela. Quizas no con los mismos alumnos (aunque algunos semestres me tocan repetidos) y sin embargo, sigo “preparado” clase. Ahora en este preciso momento estoy buscando información sobre un tema y revisando un libro que salió hace poco para ver que enfoque le da este nuevo autor al mismo tema, para robarme ideas o problemas, que se yo. Creo que es como todo, un reconocidisimo cheff dijo en una ocasión: “el día que tu sientas que ese platillo o esa receta ya no se puede mejorar, ese día encontraste el momento de colgar los cuchillos y dedicarte a otra cosa”. Yo siento que aun me falta mucho para tener una clase “completa”.

Liked by 2 people

Chinita que yo creo que los inicios de semestres y los cursos que impartiremos son como “puestas en escena” de obras de teatro…Conocemos las obras…pero el acto mismo de dar esa clase en ese día a los que estemos reunidos en el aula…es un encuentro y desencuentro permanente sensacional…que como el buen café artesanal, nunca sabe uno si el último sorbo será el mejor o el peor…el esperar la siguiente tasa de café es lo que nos mantiene con ella en la mano…Un besito

Liked by 1 person

Hola Victor y Laura. Gracias por leer y comentar! Pues este es la primera entrada que hago en esta nueva iniciativa. Sé que estaré regresando a estos temas de manera recurrente, sobre todo porque todo lo que ocurre en el ámbito de “la clase” nos afecta y creo que se habla poco sobre ello. Es una faceta de ser maestro que no se toma en cuenta creo yo. En general, sabemos que ser maestro (en cualquiera de sus manifestaciones) en nuestros días, es algo que se piensa de cierta manera, se exige de otra manera, se evalúa de una otra manera, se entrena de tal o cual manera y finalmente se vive de manera diferente a las anteriores. Continuemos con la comenta, no? Saludos!

Like

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

%d bloggers like this: