Vivir para investigar y viceversa

Solía querer saber ¿que es investigar?, solía querer “hacer investigación”, como si fuera algo único, algo bien definido. Después de conocer a muchos que declaran hacer investigación científica, me he dado cuenta de la diversidad de significados que tiene. Hoy pienso que: hacer investigación en cualquier colaboración, institución y ámbito del mundo, debe aspirar a reflejar lo que todos hacemos localmente. Es en esa actividad investigativa diversa y local, donde se encuentra también la perspectiva global de hacer investigación científica con un buen nivel de impacto y trascendencia. Por ejemplo, las prácticas cotidianas para fomentar el quehacer científico a través de la investigación, que realizamos con estudiantes de nivel básico, medio y superior de Hermosillo (que provienen del Poblado Miguel Alemán, de Ures, de alguna ranchería, de la frontera con USA, etc.), son las prácticas que, de llevarse a sus últimas consecuencias, los entrenarán para ser parte de una colaboración internacional en algún proyecto de investigación. Son las mismas prácticas que habilitan a estudiantes de otras partes del mundo, ya que las habilidades para hacer investigación, las tenemos todos. A veces solo es cuestión de ejercitarlas en un ambiente que inspire y que permita crear y colaborar en libertad. Hacer investigación científica es una parte inherente de nuestra vida porque hasta de las situaciones mas precarias (sin apoyos, en tiempos de guerra, bajo persecución política, con restricciones de la libertad de investigar, presión social, segregación, etc.) han surgido grandes científicos que revolucionan la ciencia con sus trabajos de investigación.

Para platicar un poco mas acerca de esto de hacer investigación científica y de que tan cercano es a todos, les resumiré algunas de las etapas por las que paso cuando la vivo:

  • Etapa I: Las preguntas interesantes. Te tomas un cafecito con alguien y platicas y de repente encuentras que hay un interés común en entender un fenómeno, en contestar unas preguntas, en revisitar algo que se pensaba ya estaba claro, pero que a la luz de nuevos descubrimientos, se presta para que de ahí nazcan nuevos conocimientos o aplicaciones. Esto también sucede en el transcurso de charlas mas formales, seminarios, lecturas de trabajos de alguien mas o simplemente de una reflexión personal en el ámbito de tu experiencia en el área.
  • Etapa II: Las alegatas amistosas y el plan. Te convences y convences a muchos mas de que vale la pena contestar estas preguntas y te emocionas porque hay nuevas herramientas y gente que puede trabajar junto contigo para contestarlas. Empiezas a alegar que si alguien mas ya tiene la respuesta, que si tal experimento muestra lo contrario a lo que los demás dicen, que si habría que consultar a X o Y persona para contestar con mejores argumentos y así, se te van los días, en alegatas amistosas. De ahí, simplemente transicionamos a tomar todas las opiniones y hacer una especie de mapa de lo que ya se ha hecho para contestar las preguntas y de lo que nosotros hemos pensado que podríamos aportar con la experiencia que tenemos. Este mapa siempre es hermoso y optimista y es parte de lo que a lo largo de la colaboración tiene que mejorar en tanto mas nos sumerjamos en la investigación. Digamos que el mapa comienza siendo un croquis en un pedazo de papel y termina siendo (al final de los tiempos y viéndolo con ojitos de amor) un mapa al estilo intro de Game of Thrones.
  •  Etapa III: Los intercambios de correo infinitos y las tareas. Después de la efusividad y lluvia de ideas de la etapa previa, viene el intento de puesta en practica de ellas. Aquí hay que repartir tareas. Ya sabemos de antemano que muchas cosas que queremos hacer tomarán mucho tiempo (en el mejor de los casos, cuando ya tenemos herramientas) o simplemente no sabemos como hacerlo todavia (porque no tenemos herramientas o no existen). Entonces hay que repartir tareas para hacer pruebas y rápidamente lograr consenso de la mejor manera de abordar el problema. Esto tipicamente requiere una cantidad infinita de correos puesto que “a vuelo de pajaro” el problema se resuelve con A, B y C ideas y herramientas, pero entre mas te acerques a querer dar una respuesta concreta, mas ideas y herramientas necesitas. Lo anterior implica que siempre hay muchas tareas que repartir y muchas ideas que rebotar para avanzar todos juntos hacia la mejor respuesta posible.
  • Etapa IV: El trabajo cotidiano y la posibilidad de respuesta. Pasa el tiempo y al parecer no tenemos nada que mostrar, parece que no tenemos respuesta a nada, que nuestros programas o cálculos no funcionan y que nuestras gráficas no van de acuerdo a lo que esperábamos. Pero de repente alguno de los colaboradores pone una pieza de rompecabezas sobre la mesa y a partir de allí, los demás armamos el rompecabezas con las piezas que tenemos desde nuestra experiencia y trabajo diario. No me malinterpreten, este rompecabezas que estamos armando es uno que no esta prediseñado. No tenemos la fotografía de lo que armaremos y las piezas cada uno de nosotros las hacemos por nuestra cuenta. Al final con las piezas en la mano, queremos darle forma al rompecabezas y con lo que ahí armemos, dar una respuesta.
  • Etapa V: ¡Lo tenemos! o ¿lo tenemos?  Al tener algo en conjunto para intentar responder las preguntas originales, lo natural es preguntarse si es eso lo que responde la pregunta, o si hay que acotar la pregunta misma. Esta etapa tiene mucho que ver con la primera. Nos hicimos un conjunto de preguntas al inicio, pero con camino recorrido, esas preguntas mutan. Se perfeccionan, se acotan, se bifurcan. A veces nos damos cuenta de que lo que tenemos en esta etapa es una respuesta a una pregunta, pero no es necesariamente lo que nos preguntábamos al inicio. Suena raro, pero también es gratificante: la investigación científica se autoperpetúa.
  • Etapa VI: Escribir y desescribir todos juntos. Eventualmente todo lo que hemos hecho en el trabajo de investigación hay que escribirlo y desescribirlo. Habemos quienes hacemos notas a mano, llevamos una bitácora, editamos en la compu, grabamos en medios audiovisuales, etcétera. Finalmente todo esto hay que meterlo en formatos que tienen que cumplir ciertos lineamientos para que puedan ser revisados por otros investigadores en el mundo y, si todo sale bien, para que puedan ser publicados y comentados. Las colaboraciones en la investigación te permiten conocer estilos de escritura y de comunicación de resultados. Es divertido discutir acerca de los párrafos en un articulo, discutir sobre el énfasis que se le da a tal o cual idea, discutir sobre los créditos a trabajos anteriores. También es divertido idear maneras practicas de que todo mundo sienta que puede escribir en el mismo documento, comentar lo de los demás e incorporar las opiniones de todos sobre algún resultado. En mi mundo esto hay que hacerlo en ingles y cuando en el escrito participamos investigadores de paises diferentes y estilos diferentes, son inevitables las ediciones y re-ediciones de todas las versiones posibles del borrador. Aqui usamos los ya familiares nombres para el escrito, por ejemplo: draft-final.pdf -> draft-final-new.pdf -> draft-23-oct.pdf -> draft-final-corregido.pdf -> draft-final-ultimaversion.pdf -> …
  • Etapa VII: ¿Que dice la raza? y revisionismo. Después de lograr un conjunto de documentos que resumen a detalle el trabajo realizado, viene la etapa de buscar la opinión de otras personas. De preferencia que sean ajenas a tu circulo científico y que tengan experiencia complementaria a la tuya. La idea es pedirles que te regalen tiempo y dejen otras ocupaciones para que lean el escrito y te digan su opinión al respecto. Otra opción es llevar tu trabajo y explicarlo en foros, talleres, círculos de discusión, y que en esos breves momentos de intercambios y discusión después de la presentación, se logre tener una opinión objetiva del trabajo por parte de expertos en áreas afines. Si esto se hace de manera extensa y con tiempo, se puede lograr mejorar la respuesta que se esta escribiendo a lo largo de este trabajo de investigación.
  • Etapa VIII: Publicación y conversatorios. La dinámica de lograr publicar un trabajo de investigación en una revista de prestigio (que de esto hay que hablar también y mucho) da para varias trilogías. Pero esta etapa requiere de intercambios mediados por el editor entre los investigadores que realizaron el trabajo y los que lo están revisando. Estos evaluadores o “referis” como les decimos a veces (si, así como en el box) hacen la tarea de revisión y te envían un conjunto de preguntas, comentarios, correcciones que consideran pertinentes para la eventual publicación del resultado. Esta etapa puede ser tan dulce como la miel o tan amarga como la hiel y todas las opciones intermedias. Los evaluadores realizan su trabajo de revisión bajo un esquema de anonimato y los intercambios son exclusivamente por email. La técnica para contestar los comentarios o preguntas de los referis es algo inasequible si no se realiza el proceso mismo de intentar publicar frecuentemente. Es algo que se vive y que con la experiencia se logra dominar. Hay una linea muy fina entre contestar “bien o mal” la pregunta del referi y dar mas o menos detalles que abran la puerta a un dictamen positivo o negativo. En el fondo esta el hecho de que los evaluadores anónimos somos nosotros mismos, la evaluación es entre pares y es inevitable que se entrelacen las preconcepciones, jucios, morales y opiniones personales con los aspectos objetivos de la evaluación de la investigación científica.

Estas y otras etapas se traslapan, cambian de lugar, se repiten, se saltan, duran poco o mucho, involucran a todos o a ciertos, se hacen de manera presencial o virtual, en esfuerzos coordinados o encontrados, y un largo etcétera. Entonces pueden ver que con esta dinámica, llega un punto en el cual el hacer investigación científica es indistinto de vivir y viceversa.

Digamos que  el proceso de investigar (vivir investigando) te lleva por caminos insospechados: visitas nuevas ideas, visitas viejas ideas acompañadas de nuevas perspectivas, construyes nuevas ideas, haces nuevos amigos y ejercitas tu imaginación. También llenas muchos papeles y formatos, estas obligada a seguir reglas y cumplir fechas limites, compites por casi nada de recursos, haces muchas colas, alegas con mucha gente y te frustras con otra tanta, pero de eso ya se habla bastante y en el ámbito de la investigación científica no tenemos el copyright de eso tampoco.

Recientemente me involucre en hacer investigación relevante para experimentos de dispersión inelástica profunda (DIS, por sus siglas en ingles) y estoy viviendo las etapas que les he descrito, acompañada de colaboradores muy generosos e ingeniosos. Las preguntas que nos planteamos son para poder predecir que sucede en estos experimentos cuando se producen 3 haces colimados (jets) de hadrones (todas las partículas que estan formadas de quarks) y como este tipo de experimento nos ayuda a entender algunas propiedades fundamentales de núcleos. Estas son preguntas que no se contestan rápido, pero ya tenemos algunas respuestas que sometimos a su evaluación y publicación este verano.  Dado que nuestros primeros resultados se pueden reportar en un formato corto y resultados rápidos, decidimos someterlos a una revista que tradicionalmente se reconoce por su alto impacto y reputación para articulos de este estilo. Los referis que evaluaron nuestro trabajo, expresaron su interés tanto en nuestro primer resultado, como en la técnica que usamos para obtenerlo. Sin embargo, nuestro articulo fue rechazado para su publicación en dicha revista. La actitud de estos referis me llevo a descubrir un hermoso lugar donde pude ver reflejadas todas mis frustraciones acerca de esta y otras vivencias.

Después del refereo y eventual aceptación de nuestro articulo en otra revista, en un arrebato catártico, sometí esta joya de la respuesta de nuestros referis para mi deleite secreto y ahora la comparto para el suyo (Shit my reviewers say ¡cuidado Netflix!):

shmy1

Puedes ver a detalle la contribución, que al dia de hoy tiene 20 likes, que son 19 mas que citas al articulo mismo que ya esta publicado.

Hasta cierto punto, el acto de investigar (que ya quedamos que lo puede construir cada quien, luego se autoperpetúa y es global en lo local), es un oasis en el desierto (ni modo, es un lugar común, pero aquí son libres de llevar las palabras oasis y desierto a donde quieran).

Les escribo y me escribo, para recordarles y recordarme. Continuamos?

Malena

About the Author

Posted by

Disfruto y genero apeirofilia cuando soy compañera de vida en la universidad, en la casa, en la calle...

Categories:

Sin categoría

2 Comments

Que linda manera de acercarnos a tu trabajo. Uta solo puedo imaginar la frustración con ese ref… pero esa alegria con la que te expresas se nota. De verdad es tu vida. Que Shingon.

Liked by 1 person

Add a Response

Your name, email address, and comment are required. We will not publish your email.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

The following HTML tags can be used in the comment field: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

%d bloggers like this: